jueves, 15 de junio de 2017

Ninguna persona es ilegal



 Todos los días debemos estar atentas a esto. El 15 de junio, a las 11:30h en la Plaza de la Escandalera (Uviéu), retomamos para recordarlo la Ruta contra'l racismu y la represión . Se convoca una concentración para denunciar, con nombres y apellidos, a los responsables políticos y médicos de las prácticas invasivas a las que son sometidxs lxs menores migrantes para determinar su edad.

Lxs menores migrantes que llegan solxs a nuestras ciudades son sometidxs a radiaciones en la muñeca, la clavícula o la mandíbula (a veces en más de una ocasión), revisión de sus genitales... para tratar de demostrar que ya han cumplido 18 años y no son nuestro problema. ¿Permitiríamos que nuestrxs hijxs, sobrinxs o nietxs fueran sometidxs a estas pruebas invasivas?

Estas pruebas suponen una vulneración de derechos humanos básicos, más grave aún por tratarse de infancia. Por un lado, a pesar de que nuestro ordenamiento jurídico establece que nadie está obligado a aportar pruebas en su contra, en el caso de lxs menores el resultado de estas pruebas es usado para negarles la tutela y el permiso de residencia al que tienen derecho. Por otro lado, aunque la normativa establece la obligación de garantizar y proteger la salud de lxs menores mientras estén bajo custodia del Estado, estas pruebas invasivas pueden afectar a su integridad física y psíquica, poniendo en riesgo su salud.

En la actualidad se practican tres tipos de pruebas para estimar la edad de las personas que llegan a nuestro país: la radiografía del carpo de la mano izquierda, de la extremidad próxima de la clavícula y la ortopantomografía dental.

Está demostrado que ninguno de estos tres sistemas resultan un método científico seguro y fiable para precisar la edad de una persona. La edad biológica y cronológica puede tener diferencias de hasta tres años o más. Además se mide según unas tablas de crecimiento basadas en el desarrollo de la población estadounidense, desarrollo que nada tienen que ver con la de los países de origen de estas personas. Los procesos de maduración son muy diferentes entre las personas de una misma familia, y más entre personas de distintos países de procedencia.
El Defensor del Pueblo reconoce en el informe "¿Menores o adultos? Procedimientos para la determinación de la edad" que, además de la etnia y el lugar de origen, influyen muchos factores genéticos, nutricionales, socioeconómicos, biológicos, ambientales y según el sexo en el grado de maduración de nuestra anatomía.
Las pruebas radiológicas y de dentición pueden arrojar datos contradictorios, con lo cual no son válidas para estimar la edad de una persona. Y las tablas de crecimiento que se utilizan en pediatría tienen márgenes de error muy grandes.
Sí hay, sin embargo, un consenso en la comunidad científica y médica en cuanto a que estas pruebas son excesivamente intrusivas y que no tienen en cuenta los intereses de los niños y niñas.
Adjuntamos panfleto informativo. Acude y difunde.
Besos,
cambalache

No hay comentarios:

Publicar un comentario